dr. Ricardo Orozco

¿Cómo se prepara y se conserva la prescripción?

Como es sabido, en la preparación de la tintura madre, los fabricantes ingleses diluyen el líquido obtenido (solarización o cocción) en otra parte idéntica de coñac. El botellín de stock que compramos para uso del terapeuta, contiene coñac (100 % o algo menos según el fabricante) y una pequeña cantidad de tintura madre: generalmente una gota por 10 ml de coñac.

 

El sentido de esto es la conservación de la energía vibracional de la flor. Más adelante, el terapeuta toma de este stock 2 ó 3 gotas por 30 ml de agua de cada una de las esencias prescritas. De manera que las esencias están acostumbradas a vivir sumergidas en coñac, que además proviene de la uva (VINE) y se añeja en cubas de roble (OAK), por lo que constituye un medio armónico para ellas, como en su día lo decidió el Dr. Bach.
A la hora de conservar la prescripción del paciente, hay que añadir un 10% aproximadamente de coñac, dependiendo del clima.

La cantidad de alcohol que se ingiere es pues infinitesimal y no representa ninguna contraindicación para enfermos hepáticos o pacientes que tomen psicofármacos o incluso Antabus.

No obstante, otras formas válidas de conservar el preparado consisten en el uso de glicerina vegetal o vinagre biológico de sidra (manzana).